¿Qué es la Inspección Técnica de Edificios (ITE)?

Consiste en una inspección visual de los elementos comunes del edificio hecha por un técnico competente, y que da lugar al correspondiente informe técnico para detectar deficiencias, situaciones de riesgo y aspectos de mejora en los edificios cuando llegan a los 45 años de antigüedad.

¿Qué finalidad tiene?

Instituir, mediante la Administración, un sistema de control periódico del estado de los edificios de viviendas, para evitar situaciones de riesgo, promover el deber de conservación, el mantenimiento y la rehabilitación, y la mejora en materia de accesibilidad y sostenibilidad de los edificios.

¿Cuáles son las obligaciones de los propietarios de los edificios de viviendas?

  • Encargar la ITE a los profesionales acreditados y asumir el coste. En los edificios sometidos a régimen de propiedad horizontal, la obligación recae en los órganos pertinentes de la comunidad.
  • Presentar el informe ITE a la Administración antes del plazo fijado, a los 45 años de antigüedad, para obtener el certificado de aptitud del edificio (el informe caduca a los 4 meses para poder presentarlo ante la Administración).
  • Una vez obtenido el certificado del edificio, los propietarios tendrán que aprobar un programa de rehabilitación acompañado de un fondo de reserva que garantice su ejecución. La reparación de las deficiencias se podrán afrontar en varias fases según su gravedad. El programa de rehabilitación tendrá que contar con la supervisión de personal técnico cualificado.
  • En la compraventa de una vivienda, en que el edificio esté obligado a pasar la inspección técnica, la parte vendedora está obligada a entregar al comprador o compradora el certificado de aptitud otorgado por la Administración así como una copia del informe ITE.

¿Qué edificios tienen que pasar la ITE?

La inspección técnica es obligatoria en los supuestos siguientes:

  • Edificios de viviendas, antes de llegar a los 45 años de antigüedad.
  • Si el edificio o las viviendas del edificio se tienen que acoger a programas públicos de fomento de la rehabilitación.
  • Edificios unifamiliares, se exceptuarán aquellos que tengan la cédula de habitabilidad vigente hasta su caducidad.
  • Si lo determinan los programas o las ordenanzas locales que pueden contener criterios más amplios y exigentes.

Contacto

Nombre:

Correo electrónico:

Teléfono:

Dirección, código postal y población:

Entidades del edificio (viviendas + locales):

Mensaje:

Más información

¿Qué plazos máximos hay para hacer la inspección?

Antigüedad edificio plurifamiliar:

  • Entre los años 1951 y 1960: hasta el 31 de diciembre de 2015.
  • Entre los años 1961 y 1971: hasta el 31 de diciembre de 2016.
  • A partir de 1971: el año que cumpla 45 años de antigüedad.

Los edificios anteriores a 1951 ya tendrían que haber pasado la inspección técnica.

Antigüedad edificio unifamiliar:

  • Anteriores al 1900: hasta el 31 de diciembre de 2016.
  • Entre los años 1901 y 1930: hasta el 31 de diciembre de 2017.
  • Entre los años 1931 y 1950: hasta el 31 de diciembre de 2018.
  • Entre los años 1951 y 1960: hasta el 31 de diciembre de 2019.
  • Entre los años 1961 y 1975: hasta el 31 de diciembre de 2020.
  • A partir de 1975: el año que cumpla 45 años de antigüedad.

Los edificios unifamiliares que están separados 1,5m o más de la vía pública o fincas vecinas quedan excluidos de la obligación. Aquellos unifamiliares que tengan cédula de habitabilidad vigente también quedan excluidos hasta que ésta caduque.

¿Cuál es el contenido del informe de la inspección técnica?
  • Descripción del edificio.
  • Descripción de las deficiencias detectadas, las cuales pueden tener la calificación de muy graves, graves, importantes o leves.
  • Obligatoriedad en cuanto al personal técnico de incorporar recomendaciones de conservación, mantenimiento y posibles mejoras de la ecoeficiencia de los edificios y los ajustes razonables de accesibilidad o funcionalidad.
Calificación de las deficiencias

El informe de la inspección técnica de edificios de viviendas tiene que detallar las deficiencias detectadas en el edificio, y las tiene que calificar de la manera siguiente:

  • Deficiencias muy graves: son las que, por su alcance y gravedad, representan un riesgo inminente y generalizado para la estabilidad del edificio y la seguridad de las personas y bienes, y requieren una intervención inmediata consistente en el desalojo del edificio o la adopción otras medidas de carácter urgente y cautelar, que pueden incluir la ejecución de obras o, en su caso, la declaración de ruina del edificio.
  • Deficiencias graves: son las que, por su incidencia, representan un riesgo inminente para la estabilidad o la seguridad de determinados elementos del edificio o graves problemas de salubridad, que presupongan un riesgo para la seguridad de las personas o bienes, y que requieren en una primera fase la adopción de medidas cautelares y en una segunda fase la ejecución de las obras para la enmienda de estas deficiencias.
  • Deficiencias importantes: son las que, a pesar de no representar en un principio un riesgo inminente ni para la estabilidad del edificio ni para la seguridad de las personas, afectan la salubridad y funcionalidad, al haberse constatado un proceso gradual de pérdida de las prestaciones básicas originarias, que hace necesaria una intervención correctora que no puede quedar relegada a trabajos de mantenimiento.
  • Deficiencias leves: son aquellas no incluidas en los apartados anteriores, que hacen necesaria la realización de trabajos de mantenimiento preventivo y/o corrector para evitar su agravación, así como que puedan provocar la aparición de nuevas deficiencias.
¿Qué es el certificado de aptitud?

Es el documento emitido por la Administración en base al contenido del informe técnico (ITE), que acredita el cumplimiento del deber de inspección y, según el caso, el deber de conservación. Puede otorgarse un periodo:

  • De 10 años, si el edificio no presenta deficiencias o estas deficiencias son leves.
  • De 6 años, con carácter provisional, si el edificio presenta deficiencias importantes. Hay que hacer una revisión a los 2 y 4 años para comprobar que no han empeorado las condiciones o acreditar que ya se han llevado a cabo las obras de reparación.
  • De 3 años, con carácter cautelar, si el edificio presenta deficiencias graves o muy graves. Hará falta una revisión mínima cada 12 meses para acreditar que no han empeorado las condiciones o que ya se han llevado a cabo las obras de reparación.
  • Se denegará el certificado de aptitud en el supuesto de que el edificio presente deficiencias graves o muy graves y no se hayan adoptado las medidas cautelares para evitar el riesgo para personas y bienes.

Antes de su caducidad, la propiedad tendrá que someter el edificio a una nueva inspección ITE y solicitar un nuevo certificado de aptitud.

Pasa la ITE en 4 sencillos pasos

Contáctanos

Contacta con nosotros telefónicamente (93 008 87 24), por email o mediante nuestro formulario de contacto para concertar la visita.

Visita

Visita a las viviendas y locales que componen el edificio para inspección visual y toma de datos de los elementos que lo componen.

Redacción ITE

Redacción del informe en el aplicativo oficial, describiendo el edificio y analizando y clasificando las deficiencias encontradas.

Entrega ITE

Una vez finalizado el informe, te entregaremos una copia del documento firmado por el técnico y gestionaremos el certificado de aptitud.